PUCV UV UCN CEAZA CREAS Neurociencia de Valparaíso ULS USM ANID
menu close

La comunidad de Guanaqueros junto a científicos del CEAZA están dando vida a un nuevo atractivo turístico de esta localidad conocida por su gastronomía y playas.

Guanaqueros atrae a miles de visitantes durante todo el año por su gastronomía marina, agradable clima y playas aptas para el baño. Pero ahora, el balneario trabaja para ofrecer un nuevo atractivo turístico a partir de su valioso patrimonio arqueológico, formado por un conjunto de 10  piedras tacitas que se encuentran en el perímetro urbano de la localidad costera.

De acuerdo a Carola Flores, arqueóloga del Centro Científico CEAZA, “las piedras tacitas son bloques de piedra con una o varias horadaciones de distintas formas utilizadas, aproximadamente, desde hace cuatro mil años, para procesar minerales y vegetales”.

“Estos tipos de sitios se encuentran en muchas partes del mundo y Chile, pero acá en Guanaqueros es interesante su gran abundancia, cercanía y asociación a sitios tipo conchal, de cementerio y junto a la costa ”, precisa la también profesora de la Escuela de Arqueología de la Universidad Austral  y directora alterna del Núcleo Milenio Upwell.

En base a este patrimonio, los propios habitantes de Guanaqueros han impulsado la idea de crear un nuevo atractivo turístico y con el apoyo de un proyecto Fondart, formalizarán la primera ruta urbana de piedras tacitas de Chile. Además, cuentan con la colaboración de especialistas del Centro Científico CEAZA, del Núcleo Milenio UPWELL y la Escuela de Arqueología de la Universidad Austral, comenzaron a capacitar a guías locales para esta misma ruta.  

Jocelyne Inostroza, gestora cultural, guía de turismo y directora del proyecto, detalla que se “busca capacitar en arqueología comunitaria a personas locales interesadas en turismo cultural, enseñándoles también a cómo reaccionar frente a un hallazgo arqueológico. Por ejemplo, a qué autoridad dirigirse en caso de un hallazgo, para hacer un rescate o resguardarlo, como en este caso de las piedras tacitas”.

“La idea es que se sumen diversos empresarios y puedan, con estas herramientas que vamos a entregar, generar nuevas formas de turismo cultural en Guanaqueros en base a los sitios arqueológicos y los pueblos originarios correspondientes, según los cementerios que se han encontrado acá también”, agregó.

Los talleres de capacitación para guías locales se realizarán entre los meses de abril y diciembre con módulos sobre arqueología, turismo cultural, ciencia ciudadana y difusión Son alrededor de 30 personas de la Región de Coquimbo que participarán de estos talleres para obtener una certificación y ser parte de la oferta turística cultural de la localidad de  Guanaqueros. 

Labor científica

El desarrollo de la “Ruta de las Piedras Tacitas” nació a partir de la necesidad de la comunidad y el interés de la ciencia de conocer el patrimonio arqueológico y cultural de Guanaqueros. Paloma Núñez, encargada de Ciencia Ciudadana del CEAZA relata que “investigadoras, investigadores y la comunidad elaboraron un primer informe autogestionado sobre la riqueza arqueológica que tiene Guanaqueros y sus alrededores. Este conocimiento generado el año 2019 sustenta todas las acciones posteriores en torno a la educación, al turismo y la colaboración con las instituciones públicas, privadas, el sector gastronómico y los pescadores, que confluyen en este territorio. Entonces, la oportunidad que entrega esta ruta de las tacitas es enorme, hay mucho interés y será un gran avance en la puesta en valor del patrimonio natural y cultural de la Región de Coquimbo”.

Asimismo, la iniciativa contempla acciones estratégicas desde el punto de vista comercial. Así lo detalla Valeria Briones, directora de Savia Consultores e integrante del equipo de trabajo del proyecto, al expresar que en esta iniciativa “mi rol consiste en apoyar el diseño de la ruta arqueológica como producto turístico y generar distintas estrategias para que podamos integrar la ruta a la oferta turística que existe actualmente en Guanaqueros. Dentro de los talleres que se están desarrollando, está considerado que realicemos algunos talleres para trabajar este producto turístico con todos sus componentes y requerimientos, identificar a los clientes y a partir de ello diseñar una estrategia comercial y un plan de marketing”.

La comunidad puede acceder a los resultados de esta investigación a través del sitio web www.aguasubterranealimari.c

En el contexto de la compleja situación hídrica de la Región de Coquimbo, el conocimiento sobre las aguas subterráneas resulta clave para que regantes, agricultores, sistemas sanitarios rurales y la comunidad, comiencen a evaluar su utilización en base a evidencia científica.

Es por eso que un grupo de investigadores del Centro Científico CEAZA y el Laboratorio PROMMRA de la Universidad de La Serena, trabajaron para saber más sobre el agua subterránea de la cuenca del Limarí y de esta manera, contribuir a mejorar la toma de decisiones respecto al manejo de los recursos hídricos subterráneos.

Los resultados fueron difundidos en una actividad realizada en Ovalle, a la que asistieron representantes de diversas asociaciones relacionadas al ámbito agrícola e instituciones públicas, interesados en informarse sobre la información obtenida por especialistas en materia hídrica.

Cartografía en 3D y 2D
La investigación “Desarrollo de un modelo 3D de reservas de agua subterránea en una plataforma web para mejorar la toma de decisión durante sequías en el río Limarí” consistió en realizar estudios hidrogeológicos en terreno con el propósito de poner los resultados a disposición de la comunidad a través de una plataforma web de acceso libre. Iniciativa que contó con el apoyo y financiamiento de ANID – FONDEF IDEA I+D 2019.

Pablo Álvarez, director del proyecto y director del Laboratorio PROMMRA destaca que “el resultado más importante fue conocer la distribución en el territorio del volumen almacenado de agua subterránea, tanto en el área como en profundidad. Me parece muy significativo que el territorio pueda contar con una cartografía en 2D y en 3D de agua almacenada en el acuífero”.

Giulia de Pasquale, posdoctorante del CEAZA y directora alterna del proyecto explica que “logramos hacer una estimación respecto al volumen del agua almacenada y establecer en qué tipo de material ese volumen es almacenado para conocer la facilidad con que puede ser extraída. Principalmente utilizamos la geofísica con un instrumento que se llama transiente electromagnético que esencialmente estudia el modo en que responde el subsuelo al pasaje de una onda electromagnética, lo que nos da información del tipo de material del suelo, cantidad y calidad del agua ya que el agua salina responde de una manera distinta respecto al agua dulce”.

Plataforma web de acceso libre
Con el propósito que la investigación científica sea útil para la comunidad, se creó el sitio web www.aguasubterranealimari.cl , donde los regantes, agricultores, instituciones públicas y habitantes del Limarí puedan acceder a la información.

Cristóbal Urquieta, administrador del proyecto detalla que el sitio web “cuenta con un visualizador y sitio de descargas con información del proyecto: datos, informes, capas. Esto, sin tener ningún software adicional, sólo con conexión a internet. Hay un visor donde se puede acceder a los datos de toda la cuenca del Limarí e información geofísica e hidrogeológica de cada subsector”.

“La plataforma permite que uno se aproxime de mejor manera a un conocimiento que es muy complejo y que además no está a la vista”, indica Pablo Álvarez.

¿Dónde hay agua almacenada?
De acuerdo a la investigadora Giulia de Pasquale, hay sectores que contarían con mayor cantidad de agua almacenada en el subsuelo, pero que existirían algunas dificultades para su extracción dadas las características del suelo.

“Donde habría mayor cantidad de agua almacenada es en la formación confluencia, lugar que se encuentra entre Ovalle y la Ruta 5 donde tenemos un relleno aluvial muy profundo, pero la mayoría del suelo es arcilloso lo que dificultaría su extracción”, precisa la especialista.

La información sobre los volúmenes de agua, composición del suelo y factibilidad de uso de este recurso, representan un aporte valioso en el contexto de escasez hídrica. Claudio Vásquez, gerente corporativo del Centro Científico CEAZA señala que “frente a la actual crisis hídrica que estamos viviendo en nuestra región es fundamental que el CEAZA avance en reducir la incertidumbre sobre la dinámica del agua subterránea. Hemos logrado un avance en gran parte de la cuenca del Limarí, favoreciendo el trabajo de agricultores, agencias e instituciones de servicios públicos y sistemas sanitarios rurales donde nos interesa aportar y generar impacto con la ciencia que desarrollamos”.

Información para la toma de decisiones
Karen Flores, coordinadora de unidad de saneamiento sanitario de la Municipalidad de Ovalle, asistió a la presentación de los resultados del proyecto y expresó que “estamos trabajando en un diagnóstico de la comuna en el marco de un plan de gestión hídrica debido a que tenemos una sequía hace bastante tiempo, por lo que este estudio es fundamental para ver en qué podemos trabajar y lograr ser más eficientes en la utilización de al agua”.

Guillermo Araya, agricultor y Presidente del Canal Grande Los Azules de Sotaquí, también concurrió al encuentro y destacó que “esta investigación ratifica lo que estamos haciendo en al cuenca, estamos trabajando en el canal con sondas telemétricas que nos permiten conocer la composición del suelo, velocidad de infiltración. Esta investigación nos ayuda a ver cómo podemos ayudar a infiltrar o aumentar la capacidad de almacenamiento”.